Hojas de Margosa para el Vitiligo: 100% Natural

Hojas de Margosa para el Vitiligo: 100% Natural

Las causas que desatan el vitiligo aún se desconocen. Existen 4 teorías con mayor relevancia, pero ninguna de ellas aún puede explicar al 100% con exactitud esta condición que se caracteriza por la presencia de manchas blancas en la piel.

No obstante, sí se puede confirmar que la pérdida de pigmentación se produce por la muerte de los melanocitos, encargados de producir melanina que es lo que brinda el color a la piel. Para ayudar a mejorar esta condición de despigmentación, en este artículo veremos Cómo Curar el vitiligo con hojas de margosa o árbol de neem.Margosa para el vitiligo

Usos y propiedades medicinales de la margosa o neem

Margosa, cuyo nombre científico es Azadirachta indica, es un árbol originario de Birmania e India, que también se lo conoce con el nombre de árbol de neem, nim o lila india.

Además de ser un remedio casero contra el vitiligo, la margosa posee otros usos y cualidades, a continuación, una lista parcial a modo de ejemplo.

  • Se emplea para curar el herpes
  • Se usa para mejorar la salud en personas con diabetes
  • Ayuda a aliviar la psoriasis
  • Alivia los síntomas de las alergias
  • Combate el virus de la hepatitis B
  • Ayuda a combatir hongos como la candida y el pie de atleta
  • La margosa se usa para blanquear los dientes
  • Ayuda a combatir resfriados y aliviar síntomas similares
  • Se frecuenta como un laxante
  • Ayuda a combatir parásitos intestinales
  • Se la utiliza desde la antigüedad para mejorar las hemorroides
  • Es un excelente antiséptico natural
  • Es un excelente purificador de la sangre
  • Ayuda a neutralizar la acción de los radicales libres, por ello es un antioxidante natural muy valorado
  • Se aplica sobre lesiones y picadoras puesto que ayuda a su curación por sus propiedades
  • También se la frecuentan para quitar la caspa y otros problemas del cabello.

Hojas de margosa o árbol de neem para el vitiligo

Ingredientes necesarios
  • Hojas de margosa
  • Miel

Procedimiento:

  1. Lavar las hojas de margosa para quitar cualquier suciedad que pudieran tener.
  2. Triturar las hojas de margosa en una licuadora hasta que se pueda extraer el jugo de margosa.
  3. Utilizar 2 cucharadas del jugo de hojas de margosa y mezclarlas con 1 cucharadita de miel natural.
  4. Tomar este remedio casero 2 o 3 veces al día.
  5. Repetir el procedimiento durante 1 o 2 meses para evaluar los resultados. El vitiligo debería comenzar a mejorar con este remedio casero.

Recuerda que este tratamiento con margosa o árbol de neem puede resultar efectivo, pero no debes dejar de visitar a un especialista. A su vez, ten presente que por más efectivo que sea, no deja de ser un simple remedio casero.

Para deshacerte completamente de esta condición deberás comenzar un tratamiento natural que abarque diferentes puntos y se adentre en las causas que desatan el vitiligo.

El origen del vitiligo todavía se desconoce completamente, sin embargo, se han observado factores inmunológicos, hereditarios y ambientales vinculados en su aparición.

Si este artículo te sirvió, te pido un favor: comparte en las redes sociales como Facebook, Twitter o Google +, de esa forma ayudarás a la página a que sea más conocida.

Un afectuoso abrazo!

Consejos
  • Según los estudios, el estrés parecería ser un factor que promueve el avance del vitiligo. De hecho, muchos pacientes con vitiligo evocan un episodio estresante como punto de partida de las manchas blancas de vitiligo. Una de las teorías sobre el origen del vitiligo plantea, justamente, que las experiencias perturbadoras podrían psicomatización en la piel. Por lo tanto, práctica actividades relajantes para bajar el nivel de estrés de tu mente y cuerpo.
Advertencias
  • El vitiligo es una condición progresiva y crónica. En ocasiones se mantiene estable por muchos años, pero en otros casos, avanza rápidamente. Consulta a un dermatólogo con experiencia en el tratamiento del vitiligo.

Deja tu comentario, tu experiencia una simple sugerencia. Todo es bien valorado y apreciado.